La cascada de Xorroxin, un viaje hasta el corazón del valle del Baztán

La cascada de Xorroxin, un viaje hasta el corazón del valle del Baztán

El valle del Baztán es una de las zonas más conocidas de Navarra y también de todo el norte de España. Si algo le hacía falta para acabar de lanzarlo al estrellato turístico es la trilogía de Dolores Redondo, una saga policiaca ambientada en el valle y que combina el thriller más apasionante con elementos de la tradición y la mitología navarras. Si aún no la has leído, apúntala en tus tareas pendientes, sobre todo si tienes pensado visitar esta zona.

Si por algo es especialmente famoso este valle, es por la belleza de sus paisajes, que combinan los verdes prados con los bosques más cerrados. Nosotros no queríamos irnos de allí sin adentrarnos al menos en uno de ellos, y por eso elegimos esta excursión que nos llevó hasta la cascada de Xorroxin, un espectacular paraje natural escondido entre las sendas y los árboles de un bellísimo bosque. Es una ruta sencilla, que puede realizarse en familia, y cuya única dificultad es el barro o el agua en las rocas que pueden provocar resbalones y algún que otro culetazo (doy fe de que es fácil acabar en el suelo…).

Como curiosidad, os diré que muchos consideran la cascada de Xorroxin como el nacimiento del río Baztán, pero no es exactamente así. El río que produce este salto de agua es el Iñarbegi, uno de sus afluentes. Se une al Baztán en Erratzu y sus aguas recorren la Comunidad de Navarra hasta abandonar este valle, cuando el río cambia de nombre y se convierte en Bidasoa.

Ruta circular Erratzu- Cascada de Xorroxin

Tipo de rutaCircular
Punto de partida/fin de la rutaErratzu
DificultadFácil
Distancia6.88 km
Duración2:05 horas
Desnivel147m
Adaptado a carritos o movilidad reducidaNo

Esta excursión está considerada como una de las mejores rutas de senderismo del valle del Baztán. Comienza en la localidad de Erratzu, que se encuentra a tan sólo 12 minutos en coche de Elizondo, el pueblo más conocido de todo el Valle del Baztán. Nada más entrar en el pueblo está el parking donde hay que dejar los coches, que aparece indicado en el GPS como “Parking Cascada Xorroxin”. Desde el 1 de julio de 2021, si se visita la cascada en temporada alta, es necesario reservar el parking con antelación. Es una medida que ayuda a controlar el turismo y a proteger el espacio natural, así que es importante respetarla. Además, es gratuito. Aquí os dejo el enlace con la información para hacer la reserva.

Vista de Erratzu desde el comienzo de la ruta

En el parking hay un panel informativo con toda la información de la excursión, y desde allí es muy fácil encontrar el inicio de la ruta. Para ello hay que cruzar la carretera y seguir las señales marrones. Al principio quizá pensemos que nos hemos perdido, ya que las señales nos llevan a recorrer algunas callejuelas del pueblo, pero es el camino correcto y además de esta forma podemos recorrer algunos de los rincones más bonitos de Erratzu.

Una vez que termina el pueblo hay que tomar un sendero. Seguirlo es muy fácil ya que cada cruce está indicado con postes de madera para que nadie se pierda. El recorrido es bonito desde los primeros metros, ya que la senda circula entre las tierras de cultivo y pastos de la zona, y podemos detenernos a observar a los animales. Si vais con niños les encantará. Nosotros nos encontramos muchas ovejas, cabras y alguna vaca, apretaditas y buscando los rayos de sol, ya que hacía muchísimo frío (hicimos la ruta un 28 de diciembre. No es broma).

Más adelante el sendero nos lleva hasta el ansiado bosque. Es un bosque atlántico, cerrado, precioso. Bajo los árboles apenas se cuelan los rayos de sol, la humedad es intensa y en nuestro caso también el frío, pero en marcha apenas se nota. El suelo está cubierto de musgo, líquenes y helechos, lo que le da un aire fantástico que nos encantó. Parece que en cualquier momento las famosas lamias o el mismísimo Basajaun puedan hacer su aparición. El sendero nos lleva por la orilla del riachuelo Iñarbegi, afluente del Baztán. Por el camino tenemos que subir escaleras de piedra y cruzar puentes de madera, por lo que este recorrido no es apto para personas con movilidad reducida o carritos de bebé, aunque puede realizarse con mochilas de porteo. En cualquier caso hay que ir con cuidado para no resbalar o tropezar con las raíces de los árboles.

Una primera cascada, más pequeñita, nos sorprende antes de llegar al final del recorrido. Aunque no es tan grande como la de Xorroxin es muy bonita, y se puede acercar mucho para hacer fotos casi debajo del agua que cae.

Después de algo más de una hora de camino, por fin llegamos a la Cascada de Xorroxin. El lugar nos cautivó desde el primer momento. El salto de agua es grande y su sonido se hace fuerte en medio del bosque. Tuvimos suerte ya que había muy poca gente (pocos locos con ese frío) y pudimos relajarnos un rato contemplando la cascada, haciendo fotos y tomando un pequeño picnic. Sin duda es el lugar ideal para desconectar del mundo y del mundanal ruido, en un ambiente casi casi mágico que volvía a sugerirnos seres mitológicos y leyendas locales.

Después de descansar un poco, iniciamos el camino de vuelta. La ruta puede hacerse lineal, yendo y viniendo por el mismo camino, pero nostros preferimos hacerla circular y disfrutar así de otro paisaje a la vuelta. El primer trecho de regreso es por el mismo camino por el que hemos venido, pero esta vez al llegar al cruce tomaremos la dirección que nos lleva a Erratzu atravesando el barrio de Gorostapolo. Volveremos por un camino empedrado, que se convertirá en carretera en el tramo final, donde deberemos extremar las precauciones, aunque es cierto que apenas hay tráfico. El barrio de Gorostapolo es bonito, salpicado de casas señoriales. Cuando nosotros llegamos a esta zona era casi mediodía y al salir del bosque disfrutamos mucho del contacto del sol, después del frío y la humedad del bosque. Imagino que en verano la sensación será la contraria.

Algunos consejos prácticos para la excursión:

  • Lleva buen calzado, el suelo no es fácil y además puede resbalar.
  • Lleva también agua ya que en el recorrido no hay lugares donde puedas beber.
  • Dicen que la mejor época para hacerla es en primavera y otoño, pero yo la hice en invierno y también era espectacular, y con menos gente.
  • Recuerda siempre llevarte de vuelta tu basura, el bosque es un tesoro que debemos preservar.

0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba